Tamaulipas y Veracruz Diario Debate

Digital / Noticiero / Entrevistas / TV

Tamaulipas

Qué Poca… Ética y Responsabilidad!!!

El servicio público es una gran responsabilidad para quienes se dedican a la política, algo que al parecer no llegan a comprender, pues únicamente van en busca de un cargo importante o una buena remuneración económica, incluso hay algunos con tanta suerte, que llegan a ocupar una posición medular, sin tener conocimiento de lo que deben hacer.
Casos hay muchos, pero algo muy especial es lo que ocurre en recientes años con los regidores, quienes cada vez saben menos de sus funciones y sus obligaciones, además de no ponerle atención a esta responsabilidad primordial para el desarrollo de una ciudad.
Mucho de puede hablar de los errores que cometen, de las atribuciones que se toman y de sus actitudes, pero habría mejor que analizar a fondo, si en realidad saben lo que están haciendo en un ayuntamiento.
Y es que es lamentable darse cuenta, que algunos representantes de la ciudadanía en el cabildo, desconocen totalmente su función y su obligación, además de las leyes y reglamentos que debe acatar un edil.
El caso más reciente se dio en el cabildo de Ciudad Madero, donde una regidora, acudió en horario laboral, es decir, durante la mañana, a un acto político, algo que pueden realizar los integrantes de un cuerpo edilicio con su permiso correspondiente.
Lo que llama la atención de toda esta situación, es que la propia regidora maderense, MARTINA MARTÍNEZ MARTÍNEZ, dijo que “DESCONOCÍA” que tenía la obligación de solicitar un permiso para acudir a un acto político, lo cual se considera una falta de ética y una irresponsabilidad de esta servidora pública de elección popular, debido a que por lo menos, al llegar a la regiduría, debió darle una leída al Código Municipal para el Estado de Tamaulipas, no para aprendérselo, pues ya sería demasiado, simplemente leerlo para por lo menos estar enterada del cargo que ocupa.
Esto deja en claro, que existen algunos integrantes de los cabildos, que no saben cuales son las leyes que los rigen, ni las disposiciones que deben acatar…. Entonces, la edil MARTINA MARTÍNEZ, ¿Conocerá que existe un Código Municipal para el Estado de Tamaulipas, en el cual se marcan sus obligaciones y responsabilidades?.
Recordemos que en el capítulo octavo, en su artículo 59, se establece claramente cuales son las facultades y obligaciones de los regidores, ¿En verdad conocerán este contenido?, tal parece que no, lo que reiteramos, es algo LAMENTABLE…
El desconocimiento de la ley y el poco interés de los integrantes de un cabildo a informarse de su función, genera que cada vez existan más ediles que van solo a cobrar un salario, sin desgastarse, ni aportar nada para el beneficio el municipio y sus habitantes, pues se convierten en auténticos LEVANTADEDOS.
Este tipo de situaciones no es privativa de una ciudad, tal parece que es algo generalizado, ya que en el sur de la entidad, hay otros casos, tanto en el cabildo de Tampico, como en el de Altamira.
En el municipio porteño existe una edil muy especial, pues su comportamiento como servidora pública deja mucho que desear, al ser una persona intolerante con todos, incluidos los medios de comunicación, pues trata a todos como si fueran sus empleados.
ANA ESTHER GORORDO ARIAS, edil emanada del PRI, quien llegó a este cargo gracias a su buena relación con la ex alcaldesa MAGDALENA PERAZA GUERRA.
Exitosa empresaria que le sabe a los negocios, pero tal parece que al servicio público no, debido a que no realiza ningún tipo de acción a favor de la ciudadanía, simplemente le gusta acomodarse en los eventos para salir en la foto, pensando que con ello cumple con su trabajo.
Comisionada a parques y jardines, jamás se le ve en campo y mucho menos al pendiente de las labores que se realizan por parte de las cuadrillas, trabajadores que a diario están expuestas al sol, la lluvia, el polvo y el lodo, mientras que ANA ESTHER GORORDO ARIAS, se la pasa tranquilamente en una oficina con clima… Y de algún conocimiento sobre el código municipal, mejor ni hablamos, ya que poca atención ha puesto a su responsabilidad como edil de la comuna porteña…
Otro de los casos es el de la regidora VERÓNICA GONZÁLEZ JUÁREZ, quien encabeza la comisión de ecología en el cabildo de Altamira, en la cual no ha trabajado, ya que prefiere estar más al pendiente de posar para la foto en los eventos, que indagar si hay alguna problemática de este rubro en las colonias.
Un ejemplo de la falta de atención y por consiguiente, de su obligación como servidora pública, es que en Altamira no se aplica el reglamento de protección animal pese a estar aprobado desde la administración pasada, pero la edil ha hecho caso omiso al tema, en pocas palabras, le vale.
Lamentablemente, esta conducta que tiene la integrante del cabildo altamirense se debe a que siempre está siguiéndole los pasos a la alcaldesa, convirtiéndose en su sombra, para de esta forma sentirse protegida.
El código municipal para el estado de Tamaulipas es muy claro, en él se marcan los lineamientos que deben seguir los servidores públicos, pero para hacerlo, primero hay que conocer estas reglas, pero podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que la gran mayoría de quienes integran el servicio público, principalmente los regidores, desconocen cuales son sus obligaciones y responsabilidades…DE FACTO!!!

factosconurbados@gmail.com

¡Compartir es demostrar interés!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *