Noticias Diario Debate

Digital / Noticiero / Entrevistas / TV

Tamaulipas

MAKI ORTIZ Y SU “CHIPOTE CHILLÓN”

Hipódromo Político | por Carlos G. Cortés García

  • En el tema de seguridad pública, la todavía la alcaldesa de Reynosa, no ha querido, “por los suyos” cumplir con lo que le exige la Ley.
  • La Policía Estatal de Tamaulipas si ha hecho su tarea en Reynosa.
  • Alejandro Rojas Díaz Durán no puede ser gobernador de Tamaulipas porque el domicilio de su INE no está en el estado.

En el caso de los actos de violencia ocurridos en Reynosa, hay muchas aristas que deben ser revisadas con lupa, porque han pasado cosas, por parte de la autoridad municipal, que han abonado a que los problemas no logren solucionarse.

Cuando Maki Esther Ortiz Domínguez era candidata a la alcaldía, allá por 2016, grabó un promocional, el cual sigue aún vigente en redes sociales, taladrándole las orejas a la propia Maki, tras cinco años en que la todavía alcaldesa no ha aportado ABSOLUTAMENTE NADA por aportar algo en por de resolver el problema de la inseguridad en beneficio de la sociedad reynosense.

Maki ha aplicado la máxima de “dejar hacer, dejar pasar”, en esa ambición por lograr lo que ya logró: que el orgullo de su nepotismo se haya hecho de la presidencia municipal por MORENA, pero que en los hechos no sólo no se ve que vaya a haber cambios hacia adelante sino todo lo contrario.

Y es que, pese a los hechos de violencia que recientemente han trastocado la tranquilidad de Reynosa y sus familias, la alcaldesa Maki Ortiz Domínguez se sigue negando a colaborar con las autoridades estatales para prevenir, atender y responder ante asesinatos, bloqueos y otros delitos relacionados con la delincuencia organizada en esta ciudad fronteriza. Maki aspira a seguir, en este tema, causando lástimas con su “chipote chillón”. No aspira, porque no le interesa, a pasar a otro estado de cosas en el tema, aunque los únicos perjudicados sean los ciudadanos.

De acuerdo con documentos en nuestro poder, reiterados han sido los llamados hechos por el gobierno estatal desde el 2020, para que la alcaldesa Ortiz Domínguez participe en reuniones de seguridad y proporcione información respecto de los delitos que se cometen en territorio reynosense, como narcomenudeo, homicidio, extorsión, y secuestro.  Y hasta hoy no hay absolutamente nada. Maki no ha dicho esta boca es mía.

Y es que de acuerdo con el artículo 9 de la Ley de Coordinación del Sistema de Seguridad Pública del Estado de Tamaulipas, “las y los presidentes municipales tienen la obligación de contribuir en la realización de los fines de la Seguridad Pública, implementando acciones de suministro, intercambio y actualización de la información con la que cuentan para la investigación y persecución de delitos”.

De lo contrario, acota la Ley, se prevén sanciones penales o administrativas. Además de mostrar ante el ánimo social un sentimiento de complicidad o tolerancia hacia hechos delictivos de esta naturaleza. La pregunta obligada es si Maki, siquiera, ¿conoce la Ley? Pero la máxima popular asegura que el desconocimiento de la Ley no exime su cumplimiento. Y menos cuando se trata se un servidor… de un funcionario público que vive de lo que los mexicanos pagamos de impuestos.

Recientemente, la alcaldesa Maki Ortiz ha puesto sobre la mesa el regreso de las Policías Municipales, pese a que durante su gestión poco se ha hecho para abonar a la coordinación con las autoridades estatales de la materia, regidas por el mando único, todavía en funcionamiento. Con esas negativas actitudes, la única responsable de lo que vive Reynosa, es la alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez.

El problema de Maki Esther Ortiz Domínguez es que, como algunos otros personajes de la política mexicana, exacerba el uso de la lengua sobre las acciones que debe tomar en los hechos para generar acciones que generen bienestar a los ciudadanos, lo que es su obligación. En términos llanos, Maki no sólo no ha gobernado en los últimos cinco años absolutamente nada, sino que además no ha cumplido con sus obligaciones como presidente municipal. Y lo que se ve en el horizonte, es que la situación amenaza con descomponerse aún más en la próxima administración municipal que habrá de encabezar el orgullo de su nepotismo, su hijo Makito, quien por lo que se ve, también, junto con el Ayuntamiento, heredará el “chipote chillón” de su mami. Pobre Reynosa.

PD. 1. Al asegurar que la vida de Reynosa está casi normalizada, el Abogado Rodolfo Martínez Galván, al hablar de los hechos ocurridos el pasado fin de semana en esa ciudad, y donde 15 personas fueron asesinadas por grupos delincuenciales, destacó que mientras que al ejército mexicano, la marina o la guardia nacional no se les vio por la ciudad, la reacción de la policía estatal es la que está logrando recuperar la tranquilidad de la ciudad y la Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas ya presentó detenidos, lo que habla de que si se está realizando un trabajo serio de investigación.

PD. 2.  Y yo me pregunto ¿Cómo es posible que Alejandro Rojas Díaz Durán insista en ser gobernador de Tamaulipas, cuando su credencial de elector no tiene domicilio de Tamaulipas? Las aspiraciones de Rojas Díaz Durán, el “perrito pantorrillero”, tienen un muy pobre sustento.

PD. 3. Lo esperamos mañana viernes, a partir de las 8:00 de la mañana, en nuestro sitio en Facebook: https://www.facebook.com/DLRNoticiasMX, o en nuestro canal de Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCoqdtpEpTD353HIh6qpxA2w, con la mejor información del noreste de México. Desde la Redacción, #PeriodismoProfesional #PeriodismoInteligente, porque nosotros si somos profesionales de la noticia.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en Twitter @MXCarlosCortes.

¡Compartir es demostrar interés!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *