Noticias Diario Debate

Digital / Noticiero / Entrevistas / TV

Nacional

El presupuesto de 2021, para enfrentar la doble crisis

Dulce María Sauri Riancho, presidenta de la mesa directiva en San Lázaro, recibe el paquete económico 2021 del titular de Hacienda, Arturo Herrera.

Ciudad de México. El Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, que asciende a 6 billones 295 mil millones de pesos –188 mil millones más que el vigente–, se propone balanceado y sensible para enfrentar las dos crisis simultáneas, la sanitaria y económica, que vive el país, sostiene la Secretaría de Hacienda en el proyecto entregado este martes a la Cámara de Diputados.

En este contexto, el gasto dará prioridad a atender la emergencia por el coronavirus, buscará soportar la recuperación económica y reforzar la red social que atiende a los más vulnerables, manteniendo la política de austeridad y de combate a la corrupción.

Con ello se prevé atender como prioridad tres objetivos de política pública: ampliar y fortalecer las capacidades del sistema de salud; promover una reactivación rápida y sostenida del empleo y de la actividad económica, y continuar reduciendo la desigualdad.

El gasto corriente se plantea en 2.4 billones de pesos y los principales incrementos que el Ejecutivo federal propone a la Cámara de Diputados se encuentran en salud, educación, bienestar y turismo.

En contraste, se disminuye el gasto federalizado, al que se aplica un recorte de 100 mil millones de pesos, y de 60 mil millones en las participaciones a estados y municipios. La Oficina de la Presidencia tendrá una disminución de 113 millones de pesos respecto de lo autorizado para este año; Gobernación, de 91 millones; Relaciones Exteriores, de 602 millones; la Secretaría del Trabajo, de 5 mil 61 millones; Hacienda, de 3 mil 428 millones, y Energía, de 447 millones.

Como parte de las prioridades del gobierno federal, la Secretaría de Salud tendrá un incremento de 16 mil 588 millones; Educación, 11 mil 764 millones; Marina, más de mil 919 millones, y Bienestar, más de 8 mil 13 millones.

Respecto del impulso económico a la política de carácter social, el proyecto plantea que el regreso a la nueva normalidad debe ir acompañado de la convicción de profundizar en los cambios ya iniciados por el gobierno y avanzar en la construcción de un estado de bienestar que permita reducir el impacto de los factores externos en la economía nacional y las condiciones de vida de la población.

Señala que se propone reordenar las políticas públicas y la asignación de los recursos asociados a éstas, con objeto de reflejar un equilibrio entre las necesidades de la población y de la economía.

La expectativa gubernamental es que el próximo año continuará la reactivación iniciada en el segundo semestre de 2020, a medida que las unidades económicas se adapten al nuevo entorno y que la contención del coronavirus en México y en el exterior permita la recuperación paulatina de la capacidad productiva instalada.

También se espera que el tratado comercial México-Estados Unidos-Canadá potencie al sector integrado a la economía global y a la inversión estratégica en el país, sustentado en políticas activas de atracción de empresas.

Otra de las perspectivas se finca en que la inversión pública y privada en infraestructura impulsen la generación de empleos y tengan efectos sobre otros sectores, además de que el sector financiero mantenga el flujo adecuado de recursos hacia hogares, empresas y proyectos productivos.

¡Compartir es demostrar interés!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *