Tamaulipas y Veracruz Diario Debate

Digital / Noticiero / Entrevistas / TV

Nacional

Apoyo a Pemex Afectará la Calificación de México: Moody’s

Ciudad de México. Un programa de rescate financiero a Petróleos Mexicanos (Pemex), anunciado por la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador la semana pasada, tiene “una implicación negativa” para la calificación de la deuda emitida por el gobierno mexicano -ahora en el nivel de grado de inversión- sostuvo este viernes Moody’s Investor Services.
El 15 de febrero el gobierno de México anunció que Pemex tendría acceso a 3 mil 800 millones de dólares en medidas de apoyo este año, recordó Moody’s.
Sin embargo, añadió, el anuncio se encuentra en varias fuentes de financiamiento ya conocidas y, por lo tanto, asciende a solo 200 millones de dólares en financiamiento fresco en forma de desgravación fiscal.
Además, dijo, el sentimiento pesimista del mercado hacia Pemex, impulsado por las preocupaciones sobre si será capaz de satisfacer grandes necesidades de financiamiento en 2019 de alrededor de 14 mil millones de dólares, no mejoró como resultado de las medidas anunciadas.
Esto sugiere que la compañía petrolera puede requerir más apoyo del gobierno, aseguró.
“Por lo tanto, el anuncio es negativo para el gobierno: no solo el alivio fiscal adicional para Pemex afectará los ingresos del gobierno, sino que, en general, si la confianza del mercado no mejora, Pemex requerirá un respaldo soberano adicional en 2020 y más allá, erosionando las finanzas del gobierno”, manifestó la calificadora.
El paquete de respaldo a Pemex tiene dos implicaciones de crédito negativas para el gobierno: primero, la reducción en la recaudación de impuestos de la petrolera (una pérdida de alrededor de 750 millones de dólares anuales en relación con la propuesta de presupuesto del gobierno) podría comprometer los objetivos presupuestarios del gobierno, ya que las menores transferencias de Pemex al gobierno desafían las estrictas suposiciones de ingresos incorporadas en el presupuesto para 2019, en el que se considera un superávit fiscal antes del pago de deuda de 1 por ciento del PIB. Esto aumenta el riesgo de que las cuentas fiscales puedan deslizarse más de lo previsto este año.
En segundo lugar, “la naturaleza decepcionante de este anuncio en relación con las expectativas del mercado y los desafíos de financiamiento a mediano plazo de Pemex sugiere que se requerirá más apoyo del soberano. De hecho, los rendimientos de los bonos más negociados de Pemex se dispararon después del anuncio, lo que elevó el costo ya prohibitivo de los fondos de mercado para la petrolera”.

¡Compartir es demostrar interés!

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *