LOS EMPRESARIOS DE MÉXICO CONDENADOS AL SILENCIO POR MIEDO A LA CENSURA: “LOS MARIACHIS CALLARON”

En un acto de silencio sin precedente -salvo del Partido Revolucionario Institucional en sus mejores años, cuando decían que eran soldados del PRI-, la clase empresarial de México, se olvidó de ser oposición, y en menos de 24 horas en sendos videos se rindieron ante Andrés Manuel López Obrador. Era impensable después de invitar a no votar por AMLO, se volvieron sus porristas -poco les duró el besamanos-.
La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco, les cayó como un balde de agua fría, empresarios de la construcción que estaban en la obra faraónica del sexenio de Enrique Peña Nieto… se derrumbaron.
Con ello entendieron que Andrés Manuel los “engañó con la verdad”, les quitó la concesión, la respuesta de la Coparmex fue que los defraudó.
La cúpula empresarial se rasgo las vestiduras, los medios de comunicación en un acto sin precedente ordenaron no hablar del tema. ¿Qué los llevó al silencio? ¿qué los llevó a callar, a ordenar una ley mordaza? López Obrador no es Presidente Constitucional -el miedo no anda en burro-.
La reforma penal para el delito de corrupción viene con dedicatoria para los empresarios.
El Presidente electo, en el programa de su gobierno es claro al señalar que no toda la corrupción está en el gobierno sino en complicidad con los empresarios. La clase empresarial de México será pasada por la lupa de la transparencia y el escudriño de sus cuentas bancarias.
Deben muchas explicaciones, los Panama Papers, esos traidores a la patria que sacan el dinero del país que les dio fortuna y gloria, que fueron protegidos por Luis Videgaray y por Peña Nieto deberán entregar cuentas. Para la clase empresarial “ni perdón ni olvido”, este sexenio sufrirán “las de Caín”.
Están huérfanos sin la protección de la impunidad que desde Los Pinos les mandaba “el águila” -como los romanos-, el estandarte del águila se les volteó, ahora “el águila” les da la espalda.
Nuevos tiempos, los empresarios temen, pues Peña, el PAN, PRD y el PRI ya no están para ayudarlos; se acabó la complicidad, por eso callan, no saben cómo hacer notar al gobierno que están con López Obrador.
Están haciendo todo al revés, entregando el poder de disentir, imponiéndose ellos mismos una penitencia para demostrar que son dignos del perdón… su silencio releva miedo, el censurarse ellos mismos antes del día 1 de diciembre vaticina lo que seguirá.
No dirán nada, tienen miedo a que revisen sus transas, sus negocios turbios, sus corruptelas, miedo a ver si pueden subsistir sin el dispendio del gobierno, deben aprender que “tanto va el cántaro al agua, hasta que se rompe”.
¡No habrá más dinero público! ¡No habrá más patrocinios a la clase empresarial! Se le olvidó que en nombre del pueblo se hará justicia. Antes se usaba el nombre de la Revolución, hoy se usará el nombre del Pueblo.
Nuevos tiempos y estrategias auto impuestas del silencio, no saben que “el que calla otorga”. El mutismo los condena, salvo que piensen que el silencio “los purificará”.
Están revirando mal, están siguiendo los pasos de los empresarios en Venezuela… autosilenciarse. Pero no levantar la voz, es síndrome de “que no me vean”. Algo es claro… han sido veletas del sistema, herederos de fortunas al amparo del poder, no saben vivir fuera de él.
La clase política empresarial no sabe qué hacer, el silencio no es la vida, son hombres sin dignidad… ¡Sin patria! No la tienen, sacar el dinero de México es no tener madre o respeto al pueblo, ni a esta nación noble y generosa que se llama México.
Es la hora de rendir cuentas….

¡Compartir es demostrar interés!

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: Themes Gallery | Thanks to Free Premium WordPress Themes, Free WP Themes and